lunes, 21 de enero de 2013

MI HIJO LLORA AL IR A LA ESCUELA ¿QUÉ DEBO HACER?


Es muy común que los niños no deseen asistir a la escuela y lo manifiesten con llanto en la puerta del colegio. Esto puede suceder por distintas razones:
  • Porque se separan de sus padres.
  • Aún no entienden por qué se les deja en un lugar extraño.
  • No saben que se divertirán y conocerán a muchos amigos.
  • No conocen a los maestros.
  • No son el centro de atención.
  • Es la primera vez que lo dejas solo (a)
Recuerda que los niños viven en el presente y no entienden bien qué es el futuro. Como padres, es nuestro deber ayudarlos a comprender lo que pasará y las razones por las que es importante que asistan a la escuela.

¿Qué hacer?

  • Antes de que empiece el ciclo es escolar te recomendamos llevar a tu pequeño al colegio para que lo conozca y, si es posible, se familiarice con su maestra.
  • Recuerda que el descubrimiento de ese mundo totalmente nuevo debe ser progresivo y cada niño tiene un ritmo diferente.
  • Es muy importante que estés convencido de que esta nueva etapa será muy benéfica para tu hijo, de lo contrario podrías transmitirle inseguridad.
  • Es lógico que existan sentimientos, temores y dudas, lo importante es que sientas mucha confianza y mantengas la serenidad.
  • Cumple tus promesas, si dices que llegarás a una hora en específico, tu pequeño tendrá confianza y se sentirá más tranquilo. No le ofrezcas lo que no cumplirás, por ejemplo: “Voy a estacionar el carro y regreso”. Una vez que se sienten engañados es más difícil que vuelvan a confiar en nosotros.
  • Son mejores las despedidas cortas. Dile “adiós” con una gran sonrisa y promete que lo verás más tarde.
  • Pedir cosas a los profesores que tú no puedas hacer como darle una medicina o quitarle un juguete creará mayor disgusto en los niños a la hora de ir a la escuela.
  • Pedir a apoyo a su maestra y compañeros dará a tu hijo mayor confianza y seguridad. Si lo ven triste, que todos le ayuden cantando una canción o iniciando un juego.
  • Explícale que todos los niños deben asistir a la escuela, que papá y mamá también lo hicieron, conocieron a muchos amigos y se divirtieron en grande.
  • llévalo caminando, evita cargarlo. Eso le brinda mayor seguridad y disminuye el vinculo mama - hijo. 
  • Despídete de el (ella ) en la puerta. No intentes llevarlo hasta su salón. 
  • Muchos niños tienden a inventar cosas que le sucedieron en la escuela para que no los vuelvas a llevar. Te sugerimos estar en continua comunicación con su maestra.  
  • No lo lleves enojado. Es una etapa que, si le brindas seguridad, más rápido pasará. 
  • Bajo ningún motivo le preguntes ¿No quieres ir a la escuela? , ya que su respuesta será un rotundo NO, y ellos todavía no están en edad de decidir si su decisión fue la correcta. Recuerda, si lo cambias de escuela, también te lo hará en otra.
  • No lo castigues, es mejor la motivación
  • Realiza un ritual de despedida muy alegre, pero de manera breve.
  • No te despidas como si lo estuvieras mandando a la guerra.
  • Si tu hijo se queda en casa, no hagas un día divertido, ya que lo estás premiando por haber faltado a la escuela.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada